jueves, 25 de octubre de 2012

Sobre suelo que serpentea, según @Lorzzzo


El 20 de octubre, en el programa de actividades del Festival Quimera 2012, se presentó Sobre suelo que serpentea, libro publicado hace casi un año, en diciembre de 2011. Invité a Lorena Romero Moreno, @lorzzzo, para que hablara de la publicación. Desafortunadamente primero le di una fecha incorrecta y, luego, cuando corroboramos, ya era demasiado tarde, pues ese fin de semana debía cubrir, para @RMmexiquense, el Festival Internacional Cervantino, así que no andaba en la ciudad. Quedó de enviar el texto pero, una vez, más, no nos pusimos de acuerdo y llegó a mi bandeja de entrada algo tarde.
En su lugar @taniahernandeza, compañera de mi vida y madre de mi hijo, leyó un texto a propósito del libro que escribió hace rato. Ese texto se publicará después.
Ahora, les dejo el que escribió @lorzzzo para esta fecha

Quimera 2012
Presentación del libro Sobre suelo que serpentea

Querido Alex:
I
Va esta misiva que a manera de presentación para tu libro Sobre suelo que serpentea escribo para ser leído en un domingo luminoso de Quimera.
Dicen que para conocer una ciudad hay que caminar sus calles y también, para mirarlas como el que va de paso, dormir en sus hoteles. También conocer donde se come bien y se bebe mejor y, ¿por qué no?, mirarla a través de los otros que pintan, fotografían y escriben de ella.
¿Se puede conocer una ciudad a través de una sola calle?, ¿Ese botón de muestra que es una calle es capaz revelarnos las pulsiones ocultas de las personas que la habitan, de los edificios aparentemente silenciosos, de sus peatones cotidianos y ocasionales?  Aún más ¿puede un libro acerca de una calle de una ciudad lograr esto? 
Sobre suelo que serpentea quiere darnos una respuesta, quiere hacernos andar la calle Sebastián Lerdo de Tejada de la ciudad de Toluca de Lerdo, llamada así en honor del varón soltero que muriera desterrado en Nueva York luego de ser presidente de la república y buscar, como desde entonces en nuestro país, la reelección. 
Sobre suelo que serpentea es también un experimento para integrar en un proyecto literario varios géneros que van de la narrativa al guión radiofónico; de la dramaturgia a la nota informativa; del guión de cine al artículo, de la epístola al guión de comic. No necesariamente en ese orden como tampoco el libro sigue la numeración de la calle de manera lineal. El carruaje avanza y retrocede, de pronto estamos a una altura de Lerdo que ya habíamos pasado.
He dicho carruaje por nostalgia de los tiempos de Lerdo y Juárez que compartieron las vicisitudes del poder, el peregrinaje y quién sabe qué más; ambas calles se encuentran en la urbanización Toluqueña y coinciden en esquina; cerca de allí hay unos buenos mariscos, el carruaje es uno de esos numerosos taxis que legales o no abundan en nuestra ciudad, en nuestra calle.
Quién ha subido a un taxi sabe que es posible que no ocurra nada sorprendente en el trayecto de su destino; pero también sabe que podría convertirse, en los minutos de recorrido, en receptor de ideas políticas, comentarista de deportes, terapeuta conyugal, víctima de algún tipo de evangelización, objeto de ligue, y hasta personaje de ficción como le ocurre al conductor Mario y a la pasajera Ernesta quienes fungen como hilo conductor de esta suerte de rompecabezas que es Sobre suelo que serpentea. 
El libro puede leerse avanzando en sus páginas o yendo y viniendo como el taxi sobre la calle, es además un muestrario de formatos que tienen que ver con la escritura y aunque creo que no fue el ánimo ni el objetivo del libro funciona como un texto didáctico para los jóvenes que quieren acercarse a la literatura y que no distinguen entre un artículo y un cuento. Un joven egresado de comunicación tomo Sobre suelo que serpentea de  mi mesa y lo ojeó varias veces, después me pidió el libro para tomar una nota; le pregunté su duda y me dijo “esque nunca había visto como se le pone para que el dibujante haga su trabajo en un comic” 
me dio gusto oírlo y sé que te dará gusto también a ti, Alejandro, creo que cuando alguien escribe un libro no siempre sabe qué es lo que los lectores obtendrán de él.
Cuadro 25
ESCENA: En la mano de Víctor, el cigarro se ha consumido casi a la mitad.
TEXTO: RESULTA QUE EL MUY CABRÓN TIENE JEFES, Y LE HAN PEDIDO QUE SE REUNA CON EL SECRETARIOA DE CULTURA DE MANERA URGENTE

Cuadro 26
ESCENA: La ceniza del cigarro cae junto a la bota izquierda de Víctor
TEXTO: NO SABÍA QUE LOS FUNCIONARIOS DE CULTURA TUVIERAN COSAS URGENTES EN SUS MANOS

Este libro fue realizado con la beca de invierno 2009 Alejandro Ariceaga que otorgaba el Centro Toluqueño de Escritores y tuvo su peregrinaje antes de convertirse en un libro: fue leído en las Ferias de Libro de Guadalajara en 2010 y Minería 2011 y hasta en el Festival de las Almas el año pasado, sin que fuera notificado el autor; un camino accidentado como puede ser la mismísima ruta de la calle de Lerdo incluidas las funerarias que van “adornando”  su paso
“Retomemos a las funerarias de esta calle como vórtice de la historia toluqueña y motivo de la recreación de ciudadano de raíces matlatzincas, otomíes y tlauicas. Se dice que desde el año del caldo las funerarias ubicadas en la calle que nos ocupa son proveedoras de personalidad y reconocimiento mundial por sus servicios extraordinarios, que en muchos casos han llegado al extremo de la discreción”
Pienso en la calle de Lerdo, querido Alex, y te pienso caminando sobre sus banquetas insoladas mirando las puertas, las ventanas, las personas que pasan y cruzan contigo la mirada, acaso un saludo; esos buenos días o buenas tardes que se han ido perdiendo cuando las calles de Lerdo se juntan con cada vez más avenidas, callejones, parques, recovecos de esta ciudad a la que le dicen La Bellas sin terminar de creerlo. Te imagino imaginando y construyendo el cuerpo del libro, subrayando, tachando, pasando en limpio y me alegro contigo de que este libro sea una realidad.
Pienso en esto aquí en la calle Juárez de Guanajuato repleta de gente y me sonrío porque el texto prefigurado en Toluca habla de esa carroza-taxi que entronca en Lerdo y Juárez; este domingo Lerdo está en Toluca y Juárez en Guanajuato. Este 21 de octubre llega a su fin Quimera y el Cervantino estos festivales que nos hacen preguntarnos siempre acerca de la cultura y los asegunes de su entorno. Porque tú, Alejandro, también tienes una trayectoria como gestor y promotor cultural y has vivido, disfrutado y sufrido los vaivenes de la organización de actividades culturosas ya en términos institucionales ya de manera  independiente.
Hoy tendría que estar a tu lado en el Festival Quimera pero que se le va a hacer estoy en Guanajuato en el cierre del Cevantino , deseo alzar mi copita verde de garañona porque que tu libro se lea y se venda pero sobre todo porque deseo leer ya tu siguiente proyecto.
En Sobre suelo que serpentea, Alejandro, nos das un botón de muestra no sólo de la calle y la ciudad sino de ti mismo; debo decir que Sobre suelo que serpentea es un libro que esperamos mucho tiempo porque deben cumplirse los acuerdos que se toman pero también porque hasta que se convirtiera en el libro que ya es podríamos tener lo que sigue en la carrera como escritor de Alejandro León Melendez. Con el deseo de leer tus próximos libros te abrazo desde la calle Juárez hasta la calle Lerdo para llegar, contigo, a la presentación de tu libro en Metepec, un abrazo.
 Lorena Romero .

Gracia Lore. 

Un último detalle. Bruno, de menos de un mes de nacido, acudió a esta presentación, y bien podemos marcarla como su primera presentación de libro, su primera actividad cultural. (Aunque no sea así)
Publicar un comentario