miércoles, 29 de julio de 2015

Escuela de Escritores y tunAstral o subestimar a los subhumanos

La creatividad es un pecado en este país. Claro que los discursos dicen lo contrario. Sin embargo las instituciones educativas estandarizan inteligencias, ropajes, información descargada en la cabeza del estudiante. Sabemos que si un niño dibuja una flor, debe ser con centro circular. Los colores de un pétalo no pueden ser cafés, negros, o verdes.
Las instituciones de fe estandarizan creencias, dogmas, profesan dobles morales y se aferran al primitivismo humano (ni siquiera a la animalidad biológica, sino a la perpetua estupidez de la ignorancia supina).
Las sociedades siguen encendiendo la televisión para recibir dosis de pornoporquería cerebral en forma de telenovelas burdas, sosas, vulgares (donde vulgo significa poco menos que mierda) que se escenifican entre políticos de pacotilla, ladrones, asesinos, corruptos, mejor descritos como subhumanos; entre comentaristas deportivos con cruzadas personales; o deportistas sin talento y acostumbrados a la gloria mediocre de un país mediocre en el pináculo de un deporte mediocre (pero siempre lo ha sido, no nos extrañe).
Desde este panorama es muy sencillo circunscribirnos a lo que sucede en el Estado de México, donde levantamos el índice para recordar a los presentes que aquí hay feminicidios, enojados porque Guerrero nos quiere quitar el primer lugar. Tanto trabajo que nos costó llegar a él. Por eso, a quién extraña que los subhumanos del Estado de Feminicidiomex se deshagan de las instituciones culturales independientes. La cultura, a diferencia de la educación estandarizada, ofrece opciones. Opciones para mejorar la vida. Para amanecer, beber un café y apostar por la belleza, la empatía, el crecimiento emocional. Opciones para tomar partido por lo más justo y reclamar lo que hace daño o no sirve.
Por eso, a quién extraña que el Gobierno del Estado de Feminicidiomex encabezado por Eruviel el subhumano cancele apoyos a instituciones como la Escuela de Escritores Juana de Asbaje y tunAstral, si la creatividad no es un pecado siempre y cuando se haga dentro de los estándares de las pantallas planas de Mover a México.
Por eso, a quién extraña que La Secretaria de Pacotilla y Deporte encabezada por otro subhumano (hijo y hermano de subhumanos) informe que va a hacer uso de los recursos para el apoyo a instituciones independientes como la Escuela de Escritores Juana de Asbaje y tunAstral y luego diga que no va a apoyar. Para quedarse acaso con el recurso, moverlo bajo la mesa, repartirlo en cortito con los cuates, porque ni que fuera tanto el dinero destinado a estas instituciones como para saldar deudas externas, construir nuevas carreteras o poner más gasolineras. Vaya, no es tanto lo que destina(ba)n a instituciones culturales como la Escuela de Escritores Juana de Asbaje y tunAstral como para poder irse a Francia. Esos dineros salen de otro lugar, no de la cultura, donde ya no hay nada que exprimir. O sí hay y yo lo que hago es subestimar a los subhumanos.
A quién extraña que en el Estado de Feminicidiomex no se reconozca el talento y el trabajo arduo de quienes encabezan instituciones como la Escuela de Escritores Juana de Asbaje y tunAstral; se desconozca la labor de los profesores; se tema al talento de las nuevas generaciones.
A mi no me extraña la porquería, pero sigo teniendo asco. 
Publicar un comentario