martes, 27 de septiembre de 2011

Mujer borracha y otras sombras

Hemos estado participando en el taller teatro de sombras que organiza Carámbano Librería
El taller es ofrecido por Guillermo Murray Prisant, quien también es escritor de LIJ
Así que me entraron las ganas y escribí mi primera escena para un teatro de sombras:


La azotea de un edificio. Otros edificios a los lados y al fondo, lejanos. Es de noche. No hay luna. Estrellas en el cielo.
Una banderola para medir el viento, ubicada sobre algún edificio vecino, evidencia la la presencia de éste. Ruido lejano de coches, ambulancias, patrullas. También se escucha el viento como un silbido constante.
De pronto, el ruido de una puerta metálica que abre y cierra.
Pasos delicados, femeninos, lentos.
Son los pasos de una mujer que ahora entra a escena. Camina lentamente, cabeza gacha, brazos ocultos en la sombra nocturna. Llega a la orilla, duda un poco, levanta un brazo. En ella, una botella de vino. La boca de la botella besa los labios de la mujer.
Un helicóptero vuela, ajeno a lo que pasa en el edificio. Desaparece de escena.
Luego de unos tragos, la mujer suelta la botella que cae hacia la calle.
La mujer se coloca en el borde, mira hacia abajo.
Desaparece el ruido de la ciudad, el viento sigue silbando, arrecia su intensidad.
La mujer dice unos versos en francés.
Solloza.
Se inclina apenas un poco hacia adelante. Se tambalea. Regresa a su posición original. Toma aliento, empuja su cuerpo al vacío... Luces fuera.

Opinen.
Los quiero.
Á
Publicar un comentario