sábado, 4 de junio de 2011

#Libroinexistente

En el lado derecho de este blog aparece la portada de mi libro, Lerdo. He pensado si de verdad es necesario dejarlo ahí, puesto que en realidad este libro es inexistente. Al final, resolví que lo dejaba, y tiene que ver con que fue mi hermano @baronficción fue quien hizo la ilustración de la primera/cuarta de forros. Por Édgar, se queda.
La verdad es que el libro no existe, a pesar de que, en 2011, se presentó en Feria del Libro de Minería. Ese día estaba por demás contento. En el panel de presentadores estaban Eduardo Osorio, David Coronado (@vidrioroto) y el mismísimo Alberto Chimal (@albertochimal). Aquí un fragmento de la presentación:


La historia de Lerdo es más vieja. En 2009 gané la beca de invierno Alejandro Ariceaga, ofrecida por el Centro Toluqueño de Escritores (@cteac). Era el año en que Eduardo Osorio dejaba la administración del mismo. Cuando un jurado decide que mi proyecto, #Herpetariocuentario, ganaría, todavía está Osorio como presidente. Al momento en que firmo el convenio, en diciembre de ese año, Porfirio Hernández (@porfirioh) estaba al frente. Por supuesto, todavía no era asociado del @cteac, y yo no participé en las elecciones. Pero es por todos sabido que la opción de @porfirio siempre fue de mi agrado.
Durante 2010 escribí el libro. Para ganarme la beca, en el proyecto ofrecí un Frankestein: una serie de textos escritos en diversos géneros (gran guiñol, terror, ciencia ficción, costumbrismo, comedia, nota roja, etcétera)  y en distintos formatos (radio, televisión, carta, dramaturgia, cómic). Todo sobre la calle Sebastián Lerdo de Tejada, en Toluca. 
No pienso escribir cuánto me costaron algunos de estos textos. Tampoco es necesario repasar los momentos que creí que el Frankestain no serviría de nada y fue hasta que el propio @albertochimal me dijo que yo estaba escribiendo cuento mutante que pude seguir adelante. Bah.
Lo que quiero dejar en claro es que, sabiendo las condiciones económicas y políticas del @cteac, jamás exigí a @porfirioh que la ministración de la beca se me entregara puntualmente. Primero porque yo mismo me retrasé con #Herpetariocuentario, y segundo porque el @cteac pasaba por broncas de dinero (los socios no aportaban puntuales, entre otras cosas). Cuando necesité hablar con el presidente del @cteac, le marqué una, dos o tres veces, con espacio entre llamadas, porque entiendo que tiene un trabajo aparte de sus obligaciones como presidente de una asociación civil dedicada a la literatura. Jamás hice reclamo público de los retrasos.

(En esta foto aparecen @porfirioh, @vidrioroto,@albertochimal, @alonsoguzman, @baronficcion, 
@la_ramirez, @delaqueva, @taniahernadeza, @Blanche_Leonor, y los dos que no tuitean)

El día de la presentación de Lerdo sólo llegaron seis libros. Los presentadores se quedaron con uno cada quien. Mi hermano, ilustrador, se quedó con otro. Yo regalé los últimos dos a @delaqueva, querido amigo y, por supuesto, a @taniahernadeza, mi pareja. No tengo un ejemplar mío. @porfirio dijo que los tiempos habían comido al @cteac, que se aprovecharía para rectificar las erratas del primer tiraje (de seis) y que en dos días estarían los nuevos. Cuatro meses después, tres prórrogas por parte de @porfirioh, el libro todavía no existe.
El problema fue que, ingenuo de mí, concerté tres presentaciones del libro por mi cuenta. Una de ellas, afortunadamente, se pudo cancelar (con #tunAstral, justo). Las otras dos, no.
La primera fue en la Facultad de Humanidades, en las instalaciones de la Licenciatura en letras Hispanoamericanas de la #UAEM: 

(aquí, junto con @danielo57)

La siguiente presentación fue en la Biblioteca del Centenario de la Revolución Mexicana, dentro del Parque Bicentenario, en #Metepec, y los espectadores fueron alumnos de secundaria:
(Esta vez para presentar Lerdo, estuvieron @vidrioroto y @delaqueva)

Desde antes de la presentación en Humanidades intenté comunicarme con @porfirioh. Quería preguntarle por los libros. Saber qué sucedía. Si podía tener ejemplares en las presentaciones. De eso hace más de un mes, y es la hora que @porfirioh no me responde. Ni por teléfono, ni por tuiter, ni por correo electrónico. 
@taniahernadeza ha comezado el hastag #libroinexistente. Todos se han enterado pero, aunque @porfirioh sigue tuiteando con el discurso de arriba el trabajo cultural, no me da la cara. Estoy molesto, @porfirioh sabe que si me dice que no hay dinero, que han habido problemas para la impresión del tiraje completo, yo no diría pío. Lo verdaderamente molesto es que no sea capaz de decirme qué está sucediendo, ni siquiera de refilón.
Seguramente, desde su puesto en la administración pública, anda en campaña para Eruviel. Pero estas sólo son conjeturas. Aunque no encuentro otra razón para que tenga un mes de trabajo tan absorbente que no sea capaz de devolver una llamada. 
Ya he dicho en tuiter que no volvería a presentar el #libroinexistente. Ya se ha respondido a periodistas lo que necesitan saber al respecto, pero @porfirioh sigue sin sentirse aludido.
Es una tristeza, sobretodo por los 26 años de una institución como el @cteac. Pero como dice mi hermano, la persona no es la institución.
Un abrazo de letras.

Publicar un comentario